Blogia
EL ECO DEL GONG www.elecodelgong.com

TACHO GONZÁLEZ Y EL TÍO PACO:

TACHO GONZÁLEZ Y EL TÍO PACO:

EL EX BATERÍA DE 091 SE PASA AL CINE CON UN MULTIPREMIADO CORTOMETRAJE

 

De situarse al fondo del escenario en conciertos ante miles de personas a la soledad discreta de un guión o a la mirada atenta y creativa de un director de cortometrajes. Ése ha sido el paso que ha dado Tacho González (Granada, 1963), que conoció la fama dominando la batería de 091, una de las más importantes bandas del rock granadino de los años noventa.

 

Tras realizar dos cortometrajes que le han servido para tomar experiencia, Tacho González mandó un guión "sin muchas esperanzas" al Festival Internacional de Cine Inédito de Islantilla, donde fue premiado. Desde entonces, son más de 40 los festivales nacionales e internacionales donde Mi tío Paco, como se titula el corto, ha resultado premiado. Entre los galardones, destacan el Premio RTVA al Mejor Corto Andaluz de 2006; ROEL de Oro en la XIX Semana de Cine de Medina del Campo; Mejor Director en el FIC de Móstoles (Madrid); Premio Especial del Público en el FIC de Móstoles, y ganador del VI Festival Internacional Almería en Corto.

 

"Cuando desapareció 091 no tenía muchas perspectivas de futuro y menos aún de hacer cine, me imaginaba a mí mismo poniendo copas en un oscuro garito", asegura. Entonces, cuando menos lo esperaba, González realizó una prueba y entró a formar parte de un equipo de guionistas en una cadena de televisión. "Ése fue el primer paso, yo llevaba muchos años interesado en aprender cómo se hace una película y me llegó la oportunidad", explica.

 

Tras sus dos primeros intentos, González recordó una anécdota de su infancia durante unas vacaciones en la playa sobre la que basó el guión de Mi tío Paco. "Es una historia muy sencilla a la que añadí algunos elementos dramáticos inventados. Creo que casi cualquier idea sirve para contar algo divertido e interesante. El truco está en la forma de hacerlo".

 

El tío Paco de Tacho González es un ligón que ofrece cinco duros a su sobrino para que le acompañe por una playa andaluza de los años setenta con el objetivo de que le sea más fácil ligar. Aunque no siempre le dé el mejor resultado, Paco siempre lleva consigo una nevera llena de cerveza que le da el consuelo y el atrevimiento suficiente independientemente del resultado. "Tuve la suerte de encontrar una playa en Huelva que no había cambiado nada desde los años setenta", explica el autor, que define el rodaje como "agotador".

 

Tacho González reconoce que del rockero que fue queda "casi todo". "El cine y la música son diametralmente opuestos en el sentido de que tocar un instrumento es algo visceral e inmediato que tiene que ver con la física y las vibraciones, mucho más si hablamos de rock, que tiene algo de tribal y primitivo". Por el contrario, en su opinión, el cine es "un proceso más cerebral" que necesita de años para ver en la pantalla una idea.

 

Pese a esto, González ha sido capaz de asimilar rápidamente las exigencias de la pantalla. Prueba de ello son los premios que han permitido que el cortometraje pueda verse en lugares como Chile, Japón, Zimbabue o Irán. "Es muy gratificante porque son lugares muy alejados cultural y geográficamente, pero que comparten conmigo el sentido del humor", comenta.

 

FUENTE: ELPAIS.COM ANDALUCÍA

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres