Blogia
EL ECO DEL GONG www.elecodelgong.com

COMPAÑÍAS DE TELEFONÍA:

COMPAÑÍAS DE TELEFONÍA:

Allá por 1.968 Franklin J Schaffner dirigió un clásico de ciencia ficción titulado EL PLANETA DE LOS SIMIOS, en el que Charlton Heston realizó una de sus más convincentes interpretaciones encarnando al protagonista principal.

 

Esta legendaria película provoca que el espectador se interrogue sobre el sentido de la evolución y el progreso de los humanos, mientras es testigo de un argumento lleno de intriga y acción, según el cual, un grupo de astronautas norteamericanos encabezados por el coronel George Taylor se estrellan en un "planeta desconocido" (véase la película). Taylor se sorprende al comprobar que el planeta está dominado por los simios y que sus congéneres son utilizados para despiadados experimentos.

 

Las previsiones de Schaffner se han cumplido, llegado el siglo XXI, somos dominados por una raza superior y al igual que en el clásico cinematográfico, los humanos somos utilizados para experimentos sorprendentes; todo ello sin necesidad de introducirse en una nave espacial para explorar los lugares más recónditos del UNIVERSO, ni darse una vuelta por nuestro barrio dentro del mismo que es la VÍA LÁCTEA, tampoco hace falta cambiar de SISTEMA SOLAR. Los pronósticos se han hecho realidad en nuestro PLANETA e incluso podemos comprobar las consecuencias de las vejaciones a las que somos sometidos los humanos en nuestro PAÍS.

 

A ese ser superior se le conoce con el nombre de COMPAÑÍA TELEFÓNICA, son GIGANTES que no tienen ningún tipo de escrúpulos. Utilizan al humano para su enriquecimiento personal, se alimentan del engaño a sus clientes y de facturas enriquecidas genéticamente. Son cazadores que aplican sobre nuestra especie depuradas técnicas de caza para captar a sus clientes, atentan sobre nosotros con violentas campañas publicitarias a las que tan sensibles son nuestros jóvenes humanos, no se apiadan del desconocimiento de las personas mayores y a todos nos privan de nuestros derechos elementales.

 

Te intentan atraer con complejos hechizos y delicadas pócimas que preparan a fuego lento, elaboradas por encantadores de serpientes, aderezadas con cantos de sirena y paraísos terrenales a partes iguales. Si bebes de su pócima puedes darte por perdido: ES MUY DIFÍCIL ESCAPAR. Una vez que caes en sus redes, te ignoran, te ningunean y a partir de ahí comienza el tormento para los de nuestra especie. Abusan de nosotros, nos la meten cuando quieren y por donde pueden; lo malo es que lo hemos asimilado, muchos de los nuestros ni siquiera se quejan.

 

Nos dividen en grupos muy grandes a los que ellos les llaman COMPAÑÍAS. Nos obligan a satisfacer unos tributos económicos muy elevados por comunicarnos entre los de nuestra misma especie. En épocas de buenos propósitos (Navidad, verano), para que no aumente nuestro rencor hacia ellos y nos revelemos, aplican lo que ellos les llaman PROMOCIONES. Mediante las mismas te dejan hablar un poco más de tiempo con los reclusos de tu misma compañía, pero se mantienen las restricciones con los de las otras. Lo más preocupante es que manipulan nuestros cerebros, incluso he oído decir a algún esclavo que está contento con su COMPAÑÍA.

 

Cuando te cansas de los abusos de los responsables de la COMPAÑÍA a la que perteneces, te dejan cambiar, eso sí, firmando en la mayoría de los casos un contrato de permanencia de 18 meses con la nueva COMPAÑÍA a la que serás trasladado; momento a partir del cual sus responsables tienen carta blanca para someternos a continuos desprecios, humillaciones y maltratos. Todo ello a cambio de un obsequio con el que eres recompensado denominado TERMINAL (cada vez son más complejos y se estropean con mucha facilidad); pero las condiciones no suelen mejorar para nosotros.

 

Ellos nos llaman a nosotros CLIENTES. Otra de sus técnicas para combatir al CLIENTE (así somos denominados) es anularle de todos sus derechos. Cuando entras en contacto con tu OPERADORA (algunos les llaman así) sufres de repente una parálisis total de tus funciones vitales. A todo este fenómeno sus responsables lo han denominado como PROGRESO.

 

No os penséis que solamente hay un GIGANTE, son varios, los hay fijos y móviles. Han unido sus fuerzas acordando violentas subidas de los tributos que tenemos que satisfacer por comunicarnos entre humanos. Solamente en nuestro país van a desgastar economicamente a 40 millones de españoles (es el peaje que hay que abonar por utilizar la autopista del PROGRESO). Todos tienen el mismo modus operandi y se han conjurado para desvalijar a sus CLIENTES.

 

Pero no te creas que es la única amenaza para la raza humana. No están solos, también tenemos a los BANCOS, que lanzan sus flechas envenenadas de comisiones de servicio a los TALONES DE AQUILES de nuestra raza (LA IGNORANCIA) y la las PETROLERAS, que dependemos de ellas para nuestra subsistencia, pero que pactan entre ellas los precios de uno de nuestros sustentos vitales al que hemos denoninado CRUDO; ajenas por completo a LEYES tan necesarias para nosotros como la de DEFENSA DE LA COMPETENCIA.

 

Todo ello ante la preocupante indiferencia del responsable de todos estos seres malvados, que habita en el LADO OSCURO y las leyendas cuentan que quien lo ha visto (hace muchos años que nadie le ve en el ejercicio de sus funciones) dice que se llama EL ESTADO.

 

¡PONGANSE A CUBIERTO!

 

¡NUESTRA ESPECIE ESTÁ EN PELIGRO!.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Daniel Romero -

Ja, ja, ja... Maravillosa entrada, me he reído muchísimo... Una pena que sea verdad.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres